Expo en la Biblioteca Francesc Candel (Sants Montjüic) Barcelona

 
 

En 1975 volví a nacer al sobrevivir a la caída de un rayo en el Piz Badile una montaña en los alpes suizos. Entonces me di cuenta de la gran suerte que tuve y me animé a desarrollar mi espíritu artístico que era lo que siempre me había gustado. Ser artista.

El estar al borde de la muerte me hizo ser consciente de la responsabilidad que adquiría ante la vida ya que es más fácil morir que vivir pensé que si estaba vivo era por algo y mi vida mi paso por este mundo tenía que dejar una huella. Mi padre ya me encaminó hacia la escultura en su taller de escayolista. Estudié Artes y Oficios y Bellas Artes.

Tuve la ocasión de conocer personalmente a Jorge Oteiza. Soy un seguidor de su obra y de sus enseñanzas.

Pienso como él, que la creación y el trabajo del artista es el encuentro con uno mismo. En palabras suyas

El arte tiene que estar en el hombre” “El arte no es para los museos es para el hombre” “El arte está dentro del Hombre”. Es la creación de uno mismo.










En esta exposición quiero hacer un homenaje al La luz del rayo: energía que transforma, creadora de vida . Luz que guía, luz que pinta con todos los colores que traspasa el vacío sagrado para reflejarse en las formas y que gracias al volumen la vemos. Para Oteiza el vacío en la escultura era lo más importante. El vacío ahora ya no tiene sentido. Es el volumen, la forma es lo que nos devuelve la luz y con ella nos podemos ver.

iÑaKi Castillo

La LuZ del Rayo       EL RENAIXEMENT